Disponer de un equipo de personas con las competencias idóneas para sus respectivos puestos de trabajo, debidamente formadas, motivadas y comprometidas con un proyecto común, es sin duda la clave del éxito de cualquier empresa.